martes, 1 de julio de 2008

- La Vida -



Un día confié mi vida a la propia vida,
di lo mejor de mi misma de verdad, de corazón
y de repente en un soplo toda esa confianza se fue.
Pero siempre llegan aires renovadores con experiencia, con cariño, con lealtad
y de frente como ha de ser y pone de nuevo una sonrisa en mi cara, en mi alma, en mi corazón.
Y me ayuda a comprender que la vida es vida misma y que ni a ella se le puede confiar
la propia vida..

2 comentarios:

Anabel dijo...

Carmen este blog es nuevo porque no le había visto;me ha encantado lo que pones en la entrada es que yo soy muy romántica y me encanta la poesia ja,ja un beso y que la vida te de todo lo que te mereces
que es mucho!!!!

Carmen dijo...

Gracias anabel, eres muy amable, a mí tbn me gusta mucho, soy de letras jaja..
De la vida pocas cosas espero ya, cuando una toca fondo en un momento dado es difícil remontar, pero intentas sobrevivir que es lo que al final del camino queda..

Gracias guapa.