lunes, 8 de junio de 2009

Vuelta "al cole"..

Hace tiempo la vuelta o regreso al trabajo no me suponía ningún tipo de malestar, ahora y aunque sean poquitos los días que haya estado ausente en mi trabajo unas veces por vacaciones, otras por bajas laborales, me supone un gran esfuerzo la vuelta y me pregunto cada día a que puede deberse, ¿el paso de los años? ¿una vida monótona sin ningún tipo de emociones? ¿el no sentirme demasiado realizada en mis funciones laborales después de tantos años? sé que es injusto sentirse así cuando hay otras muchas personas que darían su vida por tener lo poco o mucho que yo poseo pero no puedo remediar el cansancio o hastío que siento por momentos. Hoy, después de unos cuantos días he empezado a trabajar con esa sensación que he descrito en pocas palabras unida a una dejadez, falta de interés y energía que puede conmigo en muchos momentos, hoy es uno de ellos. Trato de hallar o descubrir algo que refuerce la situación, que me llene y me haga sentir pletórica, pero me resulta cada día más y más difícil encontrarlo, es como caer en un pozo en el que jamás se llega al fondo o estar en el mismo fondo, querer subir a la superficie y tardar en ver un rayo de luz que indique que la salida del mismo está cerca. Quizás le doy demasiadas vueltas a mi cabeza, sería mejor dejar descansar mi mente pero ¡¡cómo hacer cuando el cansancio es tan grande!!


La de veces que he hecho un análisis completo, un repaso en toda regla y me he jurado no hacer tal O cual cosa, O hacer esta O la otra, u obviar, evitar O en su defecto intentar que no me salpique o me haga daño tal o cual situación pero nunca lo consigo y vuelvo nuevamente al pozo, con lo que por cansancio ya me voy preguntando muchísimas menos cosas de las que me preguntaba y trato cada día de saber convivir sin las respuestas que tan bien me hubieran venido para en ocasiones no haber llegado a tanto hastío y provocarme una gran fragilidad sujeta a un corazón que palpita a mil por hora.
Y todo esto por ser lunes (que malos son los lunes..) por haber empezado a trabajar (en lunes..) por faltar aún dos largos meses para que lleguen las vacaciones de verano (cada año que pasa se me hace más larga la espera..)
en fin, por una serie de despropósitos de los que nadie tiene culpa y que por tener no la tengo ni yo, ciertamente debería haberme dejado llevar por cualquier otro dia de la semana.. ;)



Carmen.-

3 comentarios:

senovilla dijo...

El hábito dicen que cansa al monje
otros afirman que le hace monje
pero no amiga, el habito es un traje
igual que tu trabajo lo ves como un ultraje
que cada día desempeñas como un paje
durante un rato más breve que un viaje.

Habituarse al trabajo es ponerse el hábito
aunque este te canse un buen rato
o se convierta en tu escape innato
de entrega y pasión cotidiana al trato,
ese trato a veces ingrato que hiciste por contrato.

Mi recomendación para este tu caso
será que hagas un buen lavado a tu hábito,
tíñelo de otro color si fuera necesario,
tú debes habituarte a tu bien ganado hábito
que aunque no quieras será siempre de diario.

Saludos Cordiales

Cαrмєn dijo...

Hace tiempo que mi hábito es de color negro, está desgastado por el fuerte uso que le he dado, creo que a mis años y después de haber tenido una vida demasiado complicada, con grandes tropiezos y continuos errores poco podría hacer un tinte diferente, con lo que tendré que seguir (me guste o no..) con mi "harapo" a cuestas y tratar de convivir con ese trato que aunque ingrato es el que el destino ha puesto en mi camino, sin olvidarme cada noche de dar "Gracias a Dios" me guste o no lo que soy o lo que tengo..

Muchas gracias por la recomendación, no pensé que alguien pudiera llegar a comprender lo que siento en unas pocas letras bajo el influjo de un "horrible lunes" con su correspondiente derecho al pataleo.

Un saludo.

senovilla dijo...

Hola Carmen, la blogosfera no es tan rápida como los teléfonos,ja,ja,ja.

Bueno cuando te leí te entendí perfectamente, el día 01/06 cumpli 25 años en mi trabajo y muchas veces he sentido como tú y aún lo sigo sintiendo, de ahí mi pequeña inspiración.

Un abrazo